viernes, 11 de agosto de 2017

Domingo 13 de agosto: XIX de Tiempo Ordinario (Ciclo A)

LECTURAS


  • I Reyes 19,9a.11-13a
  • Sal 84, 9ab-10. 11-12. 13-14
  • Romanos 9,1-5
  • Mateo 14,22-33

Jesús viene de estar apartado en el monte, en oración, silencio y soledad. Los discípulos todavía no han alcanzado ese nivel de hondura, atención y contemplación que permite ser más fuerte que oleaje del miedo, la tormenta de la duda. Miedos y dudas que no solo son personales, sino también comunitarios, de la Iglesia. Hoy, la crisis de vocaciones, el descenso de la práctica religiosa, el aumento del porcentaje de personas que no creen o se declaran agnósticas, ciertas formas patentes de desafección hacia la religión en general y muy especialmente contra el catolicismo, desatan todos los miedos y siembran las dudas más pavorosas sobre el presente y el futuro de la barca de Pedro. Pero ahí está, andando sobre las aguas, llamándonos y tendiéndonos la mano para que también nosotros nos sobrepongamos a lo que nos atenaza y nos anula. Es el Señor y nos dice que tengamos fe. No es un acto de superhombres y triunfadores, sino de confianza basada en el mismo silencio, oración y atención que le dan a Jesús la capacidad de andar sobre las tormentas y las crisis.



No hay comentarios: